Bill Gates dijo cuáles son los avances necesarios para combatir el coronavirus

“Veo la innovación global como la clave para limitar el daño. Esto incluye innovaciones en las pruebas, tratamientos, vacunas y políticas para limitar la propagación y al mismo tiempo minimizar el daño a las economías y el bienestar”, explicó el empresario y filántropo norteamericano en un documento

INFOBAE/ AMERICA.- Desde el inicio de la pandemia de coronavirus, Bill Gates rápidamente comenzó a trabajar con su fundación para colaborar en los avances necesarios para detener la propagación del virus, que ya infectó a más de dos millones y medio de personas en todo el mundo y le ha provocado la muerte a más de 187.000.

Este jueves, el empresario compartió en su blog un extenso texto en el que explica cuáles son esos avances necesarios para frenar el COVID-19.

“Veo la innovación global como la clave para limitar el daño. Esto incluye innovaciones en las pruebas, tratamientos, vacunas y políticas para limitar la propagación y al mismo tiempo minimizar el daño a las economías y el bienestar”, señaló el empresario y filántropo norteamericano.

Mientras gran parte de los países afectados empiezan a pensar cómo reabrir sus economías, Gates advirtió que, pese a lo que muchos creen, “no tenemos los avances científicos necesarios” para reactivar las actividades económicas y comerciales.

Además, destacó el cambio que se vio en el comportamiento de la población a nivel global: “Si el comportamiento de la gente no hubiera cambiado, entonces la mayoría de la población se habría infectado. Al cambiar el comportamiento, muchos países han conseguido que la tasa de infección se estabilice y empiece a bajar”.

Y detalló cuáles deben ser las innovaciones que debe lograr la sociedad para combatir efectivamente la pandemia: a continuación, cada una de ellas, en las palabras de Gates.

Tratamientos

Cada semana, leerá sobre nuevas ideas de tratamiento que se están probando, pero la mayoría de ellas fracasarán. Aún así, soy optimista en que algunos de estos tratamientos reducirán significativamente la carga de la enfermedad. Algunos serán más fáciles de aplicar en los países ricos que en los países en vías de desarrollo, y otros llevarán tiempo para su aplicación. Algunos de ellos podrían estar disponibles en el verano o el otoño.

Si en la primavera de 2021 la gente va a grandes eventos públicos -como un juego o un concierto en un estadio- será porque tenemos un tratamiento milagroso que hizo que la gente se sintiera segura de salir de nuevo. Es difícil saber con precisión cuál es el umbral, pero sospecho que es algo así como el 95 por ciento; es decir, necesitamos un tratamiento que sea efectivo en un 95 por ciento para que la gente se sienta segura en las grandes reuniones públicas. Aunque es posible que una combinación de tratamientos tenga una efectividad superior al 95 por ciento, no es probable, así que no podemos contar con ello.

Un posible tratamiento que no se ajusta a la definición normal de un fármaco implica la recolección de sangre de los pacientes que se han recuperado de COVID-19, asegurándose de que esté libre del coronavirus y otras infecciones, y la administración de plasma a las personas que están enfermas. Las compañías líderes en esta área están trabajando juntas para obtener un protocolo estándar para ver si esto funciona. Tendrán que medir a cada paciente para ver qué tan fuertes son sus anticuerpos. Una variante de este enfoque es tomar el plasma y concentrarlo en un compuesto llamado globulina hiperinmune, que es mucho más fácil y rápido de dar a un paciente que el plasma no concentrado. La fundación está apoyando a un consorcio de la mayoría de las empresas líderes que trabajan en esta área para acelerar la evaluación y, si el procedimiento funciona, estar preparados para ampliarlo. Estas compañías han desarrollado una botella de plasma para ayudar a los pacientes recuperados de COVID-19 a donar plasma para este esfuerzo.

Otro tipo de tratamiento potencial implica la identificación de los anticuerpos producidos por el sistema inmunológico humano que son más eficaces contra el nuevo coronavirus. Una vez que se han encontrado esos anticuerpos, pueden fabricarse y utilizarse como tratamiento o como una forma de prevenir la enfermedad (en cuyo caso se conoce como inmunización pasiva). Este enfoque de los anticuerpos también tiene buenas posibilidades de funcionar, aunque no está claro cuántas dosis se pueden fabricar.

Los plazos de fabricación son de unos siete meses en el mejor de los casos.

Hay una clase de drogas llamadas antivirales, que impiden que el virus funcione o se reproduzca. La industria farmacéutica ha creado increíbles antivirales para ayudar a las personas con VIH, aunque tomó décadas construir la gran biblioteca de terapias de triple droga muy efectivas. Para el novedoso coronavirus, el principal candidato en esta categoría es el Remdesivir de Gilead, que está en pruebas ahora. Fue creado para el Ébola. Si se demuestra que tiene beneficios, entonces la fabricación tendrá que ser aumentada dramáticamente.

La fundación recientemente pidió a las compañías farmacéuticas que provean acceso a su línea de medicamentos antivirales desarrollados para que los investigadores financiados por el Acelerador Terapéutico puedan hacer una prueba para ver cuál debería entrar primero en las pruebas con humanos. Todas las compañías farmacéuticas respondieron muy rápidamente, por lo que hay una larga lista de antivirales que están siendo examinados.

Otra clase de drogas funcionan cambiando la forma en que el cuerpo humano reacciona al virus. La hidroxicloroquina está en este grupo. La fundación está financiando un ensayo que dará una indicación de si funciona en COVID-19 a finales de mayo. Parece que los beneficios serán modestos en el mejor de los casos.

INFOBAE/

Agrega un comentario 💬